+menu -


Siguen negociando con las hipotecas

Como siempre, dejando claro que no soy un experto en nada, y menos todavía en economía o finanzas, y con todo el poder que me asiste como persona para analizar estos temas, máxime aún cuando ha quedado demostrado el absoluto fracaso de los “supuestos” grandes expertos económicos, que no han acertado ni siguen acertando ni una en la evolución de la crisis.

Hace unos días publiqué una entrada en la que hablaba, entre otras cosas, de la evolución de los CDS (Credit Default Swaps) a 5 años del Banco de Santander, el primer o segundo banco de España. En esa entrada comentaba los tremendos altibajos que estaba registrando la gráfica, fruto de un intenso “juego” financiero en el que unos cuantos se estarían literalmente forrando. Como sabéis, esa gráfica se puede interpretar de varias formas, pero la que mejor se entiende es que indica la probabilidad que tiene un país o una entidad de “quebrar” o entrar en suspensión de pagos. Si el valor es muy alto, la probabilidad de quiebra es mayor, e inversa.

Pues bien, hace unos días encontré una noticia de finales del mes de enero del 2013, en la que se comentaba que el Banco de Santander iba a emitir cédulas hipotecarias a 5 años por valor  de 1.500 millones de euros.

Lo primero que se me vino a la cabeza es el origen de esta crisis, el año 2008, con el comercio desmesurado de “derivados” financieros, en el que los bancos especulaban con las hipotecas de sus clientes, vendiendolas por todas las partes del mundo. Como no tengo mucha idea del asunto, seguí leyendo e investigando y resulta que las susodichas cédulas hipotecarias emitidas por el Santander salían al mercado a un precio de 195 puntos sobre el “midswap”. El “midswap”, ¿qué eso?, me dije, y seguí investigando hasta descubrir que es lo mismo que los CDS a 5 años, es decir, la grafiquita que mostraba en la anterior entrada. Y ahí empezaron a cuadrarme varias cosas, entre ellas el por qué la gráfica del CDS tenía esos altibajos y lo que habrían ganado en poco tiempo los poseedores de dichas cédulas. Veamos, el Banco Santander las sacó al mercado a un valor de 195 puntos, como hemos dicho antes, y si vemos la gráfica a día de hoy, el valor para el Santander de los CDS a 5 años es de 282 puntos, veamos la gráfica desde el mes de marzo (el color azul corresponde al Banco Santander, el rojo a España):

Es decir, que un inversor que comprara esas cédulas a finales de enero y vendiera hoy, poco más de dos meses después, habría obtenido un benficio de casi el 31 %. No está nada mal para el momento de la mayor crisis económica de la historia en la que nos encontramos. Pero si nos fijamos en el valor de finales de marzo, que alcanzó el máximo, incluso superando a España como país, el benficio habría sido aún mayor, casi el 42 %.

Vemos como a pesar de que prácticas como éstas fueron a las que llevaron en Estados Unidos al comienzo de la monumental crisis mundial, actualmente se siguen haciendo de la forma más natural. Si añadimos a ésto el problema tan gravísimo que existe en algunos países, como en España, con los desahucios de personas de sus casas por no poder pagar la hipoteca, dejándoles incluso con una deuda de por vida, este tipo de prácticas de cédulas hipotecarias deberían estar prohibidas con penas incluso de cárcel para quienes sigan ejerciéndolas.

Analicemos un poco una posible situación actual con los distintos actores en juego:

Juan Pérez: comprador de una casa

Banco Santander: Banco que le concede la hipoteca.

Cojonudos Endeavors Inc.: Empresa especuladora que saca provecho de la crisis.

Antes de la crisis, Juan Pérez, compró su primera vivienda en España, por valor de 300.ooo euros. Pidió una hipoteca al Banco de Santander, que tasó la casa por dicho valor, casualmente, y debido a la generosidad del banco le concedió la hipoteca por el 100 % del valor de la casa. En este momento Juan no tiene trabajo, ni ninguna prestación social, por lo que al dejar de pagar una cuota de la hipoteca, el banco inicia un proceso de deshaucio. Hasta ese momento, Juan había pagado casi 50.000 euros de la hipoteca. El banco también se adjudica la casa en la subasta que se produce de la misma, quedándosela por un valor de 150.000 euros. Por lo tanto, Juan Pérez es desahuciado pocas semanas después de su casa, con una deuda de por vida con el banco por un valor de 100.000 euros. El banco, por su parte, consigue vender la casa en poco tiempo, gracias a la gran rebaja que ha hecho de la misma, por un valor de 120.000 euros. Es decir, que a pesar de que se ha roto la burbuja inmobiliaria, el banco ahora tiene una nueva hipoteca sobre dicha casa por 120.000 euros, y encima al anterior cliente endeudado de por vida por 100.000 euros. El resultado final es que el banco habría perdido solamente 30.000 euros sobre el valor de la casa “hinchada” en el momento anterior a la crisis, sin contar los intereres que se han obtenido que compensarán sobradamente esta pequeña pérdida. Pero no acaba ahí la cosa, el banco saca la hipoteca del nuevo titular al mercado, en forma de cédula hipotecaria, por lo que obtiene mayor ganancia. La empresa Cojonudos Endeavors Inc. compra la cédula hipotecaria, y en poco más de dos meses obtiene un beneficio del 30 %.

Resultado final: Debido a que se permite comerciar con algo tan básico como es el cobijo que necesita tener una persona, al entrar dicha persona en el juego de la hipoteca, queda sin casa e hipotecada de por vida por un valor de 100.000 euros. El banco, a pesar de la ruptura de la burbuja inmobiliaria, no obtiene a penas pérdidas dado que quien asumen la ruptura de la burbuja es el cliente. Además, comercializa con las hipotecas de sus clientes, obteniendo más beneficio en plena crisis inmobiliaria. La empresa que compra las cédulas hipotecarias, obtiene también beneficio, y cuanto mayor sea la probabilidad de quiebra del banco, más gana el poseedor de las cédulas.

Ésto está pasando ahora mismo, no hace unos años, ahora mismo. ¿en qué clase de mundo vivimos?

 

Un abrazo.

Mr D.

 

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS
 

Email
Print