+menu -


TEORÍA VORTICIAL – PARAMAHAMSA TEWARI (Documento 1)

tewari

Publico a continuación una primicia a nivel mundial, la teoría vorticial del científico indio Paramahamsa Tewari, traducida al español por quien os escribe. Es un trabajo de análisis y traducción que llevo haciendo meses, incluso podría decirse que años, ya que descubrí su trabajo hace como unos ocho años, aunque en ese momento no le presté la debida atención a sus investigaciones. Se trata de fundamentalmente tres documentos técnicos científicos, que Paramahamsa tiene puestos en su página web, en inglés, de los cuales aquí publico el primero de ellos. Los restantes, e incluso alguno más, iré viendo cómo voy sacando tiempo para las traducciones, aunque os propongo que si alguno os animáis, y tenéis conocimientos técnicos, podáis participar para el bien de la humanidad. Ésta es la página web de Paramahamsa Tewari.

Descubrí a Tewari leyendo la vida y obra del gran Bruce de Palma, del que publiqué una entrada no hace mucho, aquí. Como sabéis, Bruce De Palma descubrió la máquina N (N-machine), allá por los años 70-80, una máquina que obtenía lo que se suele llamar “energía libre (que no es otra cosa que la energía que se encuentra a raudales por todos los lados, pero que nuestro sistema de ciencia e ingeniería ha ignorado completamente, en muchos casos por oscuros intereses) de la forma en que obtenía poca tensión (voltage) pero miles de amperios de corriente. Tewari se interesó por este descubrimiento y siguió investigando tanto en paralelo con De Palma como él mismo, e incluso logró desarrollar sus propias máquinas N (supuestamente se usaron en la India, por el gobierno) y desarrollar una teoría científica sobre el origen de tal descubrimiento; la teoría vorticial. Afortunadamente, hasta el día de hoy, Tewari sigue vivo, aunque ya con edad avanzada, no como De Palma, que fue perseguido y murió relativamente jóven ( de muerte natural).

Quienes vayáis a leer el documento en la siguiente entrada, tened presente que es un documento prácticamente científica, aunque he intentado traducirlo todo explicándolo de la mejor forma posible, manteniendo rigurosamente el origen del documento en inglés, eso sí. Los que no tengáis conocimientos sobre cálculo integral y diferencial de matemáticas, o incluso conocimientos básicos de matemáticas, no os preocupéis, saltaros las deducciones e id al resultado que se obtiene en cada apartado y las explicaciones. El objetivo no es entender todas las fórmulas y ecuaciones, pero claro, están ahí para que cualquiera con dichos conocimientos pueda probar la validez de la teoría.

Algunas cosas importantes que se dicen en esta importante e impactante teoría, que sacar vuestras propias conclusiones, pero para mí tambalea buena base del conocimiento científico actual, son:

– El electrón no es ni una masa puntual ni una carga puntual, como se cree actualmente, sino un vórtice con un hueco esférico central.

– El electrón, así como todos los cuerpos cósmicos (compuestos de electrones) que rotan, como el Sol y los planetas, tienen una carga eléctrica.

– El vórtice espacial solar mueve a los planetas en su propio movimiento de circulación, y las propiedades del sol y los planetas como el campo gravitatorio y la carga eléctrica pueden obtenerse mediante ese movimiento a través de métodos independientes de las ecuaciones de Newton sobre gravitación y mecánica celeste.

– El campo gravitatorio de la Tierra (lo que usalmente se llama gravedad) no es 9.83 m/s2 , sino 9.55 m / s ². Lo mismo sucede con los valores del resto de planetas del sistema solar, que son distintos ( en otro de los tres documentos, se habla de que la masa de la tierra tampoco es la oficial, sino casi TRES VECES MENOS ; ¿argumento para dar validez a la teoría de la Tierra hueca?).

– La fuerza centrífuga sobre la Tierra ( y los planetas), que postuló Newton como la opuesta a la fuerza gravitacional, no existe.

Muchas gracias a Mr Tewari por sus descubrimientos y su difusión.

Un abrazo.

Mr D.

SOBRE EL MOVIMIENTO PLANETARIO ORIGINADO POR

EL VÓRTICE ESPACIAL SOLAR

por

Paramahamsa Tewari , B.Sc.Engg.

Ex Director Ejecutivo (Proyectos Nucleares)

Nuclear Power Corporation , India

 

Introducción

René Descartes, en el siglo 17, antes de la formulación de la mecánica por Newton, había postulado la Teoría del Vórtex, la cual explicaba el movimiento de los planetas en órbitas elípticas alrededor del sol debido a la existencia eterna en el espacio de una sustancia fluida, el éter, que como un vórtex con el Sol en su centro, movía los planetas. También propuso que, en las mismas condiciones, los satélites eran impulsados alrededor de sus planetas padres, que también tenían circulación de éter alrededor de ellos; y el éter que rodeaba el Sol y los planetas no tenía movimiento relativo con respecto a estos cuerpos cósmicos.

A finales del siglo diecisiete (1689), Leibniz también creía que los planetas se movían por su éter, y había demostrado que tal movimiento llevaría a la tercera ley de Kepler, por la cual, el área barrida por el radio desde el centro de circulación al planeta será proporcional al tiempo transcurrido. En 1673 Huygens estableció que un cuerpo, en movimiento circular uniforme, experimentará una fuerza central (fuerza centrífuga) la cual es directamente proporcional al cuadrado de la velocidad e inversamente proporcional al radio del círculo. Con el descubrimiento del electrón cerca del siglo diecinueve, el conocimiento de su aniquilación con el positrón en los años treinta de este siglo, los valores cuantitativos de la masa y la carga del electrón, y el postulado de Einstein, a principios de este siglo, en que la velocidad de la luz es la velocidad más alta posible en el universo; le había sido posible a este autor (NT: P. Tewari) postular la estructura del espacio vorticial del electrón, la cual muestra además en este artículo que la fuerza centrífuga de Huygens es producida solamente cuando hay un movimiento relativo entre el espacio y el cuerpo en movimiento circular. Por lo tanto, la pregunta que surge es si tal fuerza se ejercerá sobre los planetas incluso si no tienen movimiento relativo con su espacio circundante. Y si la fuerza centrífuga radial y saliente de los planetas no existe, la fuerza centrípeta como atracción gravitatoria postulada por Newton viene a ser redundante en mecánica celeste. El siguiente análisis muestra que de hecho ése es el caso del movimiento de los planetas y los satélites del sistema solar y, por tanto, será aplicable de forma generalizada a todos los cuerpos cósmicos en el universo. La pequeña descripción que sigue sobre la naturaleza del espacio, la masa, la carga y la inercia del electrón, permitirá probar las conclusiones expuestas anteriormente.

Naturaleza de la Masa

Tomando el caso del electrón, que muestra la propiedad de la masa como se aplica en mecánica newtoniana, se ha explicado en otros lugares [1,2,3] el por qué el electrón posee masa e inercia. La estructura del electrón, Fig. 1a, muestra que no es ni una masa puntual ni una carga puntual, como se cree actualmente. Tiene un hueco esférico en su centro, donde el hueco se define como una zona sin campo y sin energía, encerrado dentro de un vórtice giratorio de espacio. El espacio (el vacío absoluto) se postula como un fluido incompresible, homogéneo (continuo), no viscoso y sin masa que tiene una velocidad máxima de fluir limitada por la velocidad de la luz (c). La máxima velocidad de rotación del espacio, como aparece en la Fig. 1a, es la velocidad de la luz. El vórtice espacial, que en sí mismo es electrón, tiene estabilidad dinámica [1,2].

Figura 1a
Figura 1a. Generación de la masa y la carga del electrón a partir del vacío absoluto.

Durante el movimiento del electrón relativo al espacio, es la acción combinada del hueco central y del fluido espacial lo que le confiere la propiedad del momento y la inercia (abordado más adelante). El electrón, debido a su hueco central, está sujeto a una presión hacia adentro desde el espacio (Fig. 1a), lo que determina el campo gravitatorio [1,2,3]. La ecuación de la masa en reposo del electrón ha sido obtenida como:

m e = (volumen del hueco esférico) c = (4π /3) re³ c (1)

donde m e es la masa del electrón en reposo; re es el radio del hueco esférico, y c es la velocidad de la luz relativa al medio espacial. En el sistema de unidades CGSE, se muestra [2,3] que: gramo = 7.8 x 10 6 cm 4 /s.

(N.T.: π es la letra griega que se pronuncia “pi”, y que es igual a la constante 3.141592…)

El espacio es la única entidad de realidad en el universo, y se deduce de la Teoría del Vórtice Espacial (N.T.: en inglés SVT) [1,2], que el electrón es la única partícula fundamental que es estable y puede existir eternamente, hasta que interactúa con otro de su misma naturaleza (el positrón) pero con un vórtice girando en sentido contrario relativo a él, que desencadena en el fenómeno de la aniquilación. Todas las partículas estables de la materia, incluídas el núcleo, los átomos y los cuerpos cósmicos, están compuestas de electrones (conclusión de la SVT), y por consiguiente están sujetos a una presión hacia adentro por el espacio. Con esta estructura del electrón, el campo gravitatorio se crea en el espacio a la misma vez que se crean los electrones. El electrón no es una partícula libre de fuerza, y así, todas las partículas de la materia, debido a la presión gravitatoria hacia por el espacio, tampoco son entidades libres de fuerza.

 

Naturaleza de la Carga

El electrón (Fig.1b), debido al giro del espacio que es llamado campo de velocidad alrededor del hueco central, posee carga eléctrica, definida [1,2,3] como

q e = (π /4) (4π re ²) c (2)

donde q e es la carga del electrón. En el sistema CGSE de unidades, cm ³ /s = esu, que es la unidad de carga. Dependiendo del sentido de giro de la partícula, se la llama electrón o positrón, con carga negativa o positiva, respectivamente [1,2].

(N.T.: las siglas “esu” significan unidad electrostática de carga)

Figura 1b
Figura 1b. Estructura del Electrón

Un cuerpo cósmico, si tiene circulación del espacio, esto es, campo de velocidad alrededor suyo, desarrollará una carga eléctrica directamente proporcional a su campo de velocidad. Así todos los cuerpos cósmicos que rotan, como el Sol y los planetas (excluyendo a Mercurio) tendrán carga eléctrica debido a su rotación axial.

 

Vórtice Espacial Solar

La Fig.2 muestra la vista lateral del Sol (tomándolo como esférico para simplificar los cálculos) con radio Rs, y la tierra en el plano planetario transversal al eje del Sol. Consideremos un área elemental dA en la superficie de rotación del Sol de forma que

eq 3 (3)

Figura 2
Figura 2. Vórtice espacial solar

El periodo de la rotación axial del Sol varía desde 26 días en el ecuador a 37 días en los polos. Sea ω la velocidad media angular de rotación. Entonces la velocidad tangencial en la superficie elemental será

eq 4 (4)

donde Vs es también el campo de velocidad del espacio en la inmediata vecindad de la superficie y tangencial al área elemental dA.

Debido a Vs en cada punto del espacio en dA, existirá una aceleración hacia adentro as, de forma que

eq 5 (5)

El producto dA as será

eq 5_5

donde Φs se define como el “flujo de aceleración espacial

Integrando con θ variando de 0 a π:

eq 6 (6)

donde vs = ω Rs sin θ.

Asumiendo que Φs, debido a la viscosidad cero del espacio, permanece constante en cualquier superficie esférica espacial (Fig.2) que tiene el Sol como centro, de (6)

eq 6_5

o lo que es lo mismo eq 7 (7)

De (7) y con la premisa de la no variación de fs hecha anteriormente, el campo de velocidad del espacio (v f), en cualquier punto dentro del vórtice solar, distante una distancia r en el plano planetario (plano ecuatorial del Sol), vendrá dada por

eq 8 (8)

donde k es una constante perteneciente al vórtice espacial solar.

La ecuación 8, derivada de la dinámica del espacio del sistema solar, puede ser obtenida de la tercera ley de Kepler como sigue.

eq 9 (9)

Donde T es el periodo de cualquier planeta, y r es la distancia media del planeta al Sol.

Sustituyendo T =2π r / v, donde V es la velocidad orbital del planeta, obtenemos:

eq 9_5

o lo que es lo mismo

eq 10 (10)

(N.T.: V es inversamente proporcional a la raíz cuadrada de la distancia media del planeta al Sol)

que es similar a la ecuación 8, por la que el campo de velocidad del espacio dentro del vórtice solar también depende de forma inversamente proporcional a la raíz cuadrada de la distancia, como es el caso de los planetas [10]. Por lo tanto, se puede concluir que el vórtice espacial solar mueve a los planetas en su propio movimiento de circulación, y las propiedades del Sol y los planetas tales como el campo gravitatorio y la carga eléctrica pueden obtenerse mediante ese movimiento a través de métodos independientes de las ecuaciones de Newton sobre gravitación y mecánica celeste como así se muestra a continuación.

 

Campo gravitatorio del Sol

Consideremos el planeta más cercano al Sol del sistema solar, Mercurio, que tiene una velocidad orbital de 49,7 Km/s, y su distancia media al Sol es de 57,9 x 106 Km. Si V es su velocidad orbital y r la distancia al Sol, de la ecuación (8):

eq 11 (11)

o también

eq 12 (12)

donde k es una constante descrita anteriormente.

 

La velocidad tangencial, Vf, en el plano ecuatorial del Sol en las cercanías de su periferia donde el radio es Rs = 6.96 x 10 8 m, a partir de de (7) y (8), será de:

eq 13 (13)

 

Sustituyendo el valor de K de (10), y Rs del valor anterior, se obtiene:

eq 14 (14)

 

En el plano ecuatorial y sobre la periferia del Sol, el campo de velocidad, Vs, creará un campo de aceleración hacia adentro, vs² / Rs, que de (12) es

eq 14_5

el cual es exactamente igual al valor actualmente aceptado del campo gravitatorio del Sol, esto es, 274 m/s². Se puede concluir, por tanto, que el campo gravitatorio del Sol está determinado por el campo de aceleración hacia adentro creado en la vecindad de su superficie debido a la circulación del espacio alrededor suyo.

 

Campo gravitatorio de la Tierra

Consideremos el movimiento de la Luna alrededor de la Tierra a la velocidad orbital de 1017 m/s (obtenida del periodo orbital: 27.3 días; el radio de la órbita: 3.82 x 105 Km). De (8),

eq 15 (15)

donde vm es la velocidad orbital de la Luna, r es su distancia a la Tierra y k es una constante perteneciente al vórtice espacial de la Tierra. Sustituyendo los valores anteriores

eq 16 (16)

Con el valor anterior de k y a partir de (8), la velocidad tangencial del espacio en el plano ecuatorial de la Tierra en la inmediata vecindad de su periferia, será

eq 16_5

 

Existe un campo de velocidad debido a la circulación del espacio en la periferia de la Tierra y en el plano ecuatorial; este campo producirá un campo de aceleración hacia adentro dado por

eq 17 (17)

donde Re es el radio de la Tierra. Sustituyendo los valores anteriores

eq 17_5

en contraste con el valor actualmente aceptado del campo gravitatorio de la Tierra que es: 9.83 m/s2.

 

Campo gravitatorio de Marte y otros planetas

El satélite de Marte, Probos, completa una revolución orbital en 7 horas y 19 minutos, esto es, 26340 segundos. El radio orbital rp es de 9400 Km, la velocidad orbital vp será de 2241 Km/s. De forma similar a la ecuación 13,

eq 17_52

Sustituyendo los valores anteriores,

eq 17_53

Con el radio ecuatorial de Marte Rp = 3395 Km, el campo de velocidad del vórtice espacial alrededor de Marte será:

eq 17_54

El campo gravitatorio de Marte será

eq 17_55

en contraste con el valor actualmente aceptado de 372 cm / s ². De forma similar, los campos gravitatorios de otros planetas derivados, de sus respectivos vórtices espaciales, son: Júpiter 24.5 m/s ², Saturno 10.4 m / s ², Urano 8.9m / s ², Neptuno 11.02 m/s ². Los valores actualmente aceptados son: Júpiter 22.9 m/s ², Saturno 9.05 m/s ², Urano 7.77 m/s ², Neptuno 11 m/s ², que están bastante cercanos a los valores calculados anteriormente. La obtención de los campos gravitatorios del Sol y los planetas sin el uso de las ecuaciones de Newton proporciona una prueba positiva de la existencia real de los vórtices espaciales alrededor de las estrellas y los planetas.

Carga Solar

La carga eléctrica del electrón, de la ecuación 2, es proporcional al producto de la superficie espacial alrededor del hueco central y la velocidad de giro c. De forma similar, se supone que el Sol desarrollará carga eléctrica en su superficie debido a la rotación axial. La superficie del Sol posee velocidad tangencial, vt = 1.945 km / s, en su periferia en el plano ecuatorial. La carga solar Q vendrá dada por:

eq 18 (18)

donde cm ³ /s = esu, en el sistema CGSE de unidades. El valor de la carga solar obtenida de la ecuación anterior está muy cercano al valor actualmente aceptado de 1028 esu.

 

Rotación Axial de la tierra

En la figura 3 se muestra el vórtice espacial que rodea a la Tierra dentro del vórtice espacial solar. El campo de velocidad en el plano ecuatorial alrededor de la Tierra, calculado anteriormente como 7.8 Km/s, existirá en las capas más altas de la atmósfera (ionosfera) cargándolas eléctricamente e impartiendo momento lineal a las partículas ionizadas al moverlas a altas velocidades. La atmósfera terrestre reduce el campo de velocidad a aproximadamente medio kilómetro por segundo, valor al que la superficie de la Tierra rota debido al vórtice espacial. No hay movimiento relativo entre el medio espacial y la superficie de la Tierra, aunque hay un gradiente de campo de velocidad que origina un gradiente de potencial eléctrico en tiempo despejado, que varía de 150 a 550 voltios/metro verticalmente en la atmósfera. Más allá de la ionosfera, el campo de velocidad disminuye inversamente proporcional a la raíz cuadrada de la distancia al centro de la Tierra, como ya se comentó anteriormente.

Figura 3
Figura 3. Vórtice espacial de la Tierra

Estabilidad Orbital de los Planetas

En la figura 4a se muestra la Tierra dentro del campo de velocidad del vórtice espacial solar, mientras que su campo de velocidad debido a la circulación del espacio alrededor suyo se muestra en la figura 4b. La superposición de los campos de velocidad dentro del vórtice solar más grande, cambia el esquema de las líneas de campo, mostradas en la figura 4c. La ecuación 11 implica que el producto del campo de velocidad en cualquier punto del espacio dentro del vórtice espacial solar y la raíz cuadrada de su distancia al centro del Sol, es una cantidad constante. Dado que el campo de velocidad en la cara más cercana de la Tierra ha disminuido, la Tierra debería alejarse del Sol experimentando una fuerza de repulsión hacia afuera en vista de esta constatación. De forma similar, en la cara más lejana de la Tierra, debido al incremento del campo de velocidad, la Tierra debería acercarse para cumplir con (11), y por tanto debería experimentar una fuerza atractiva hacia adentro como reacción a la fuerza repulsiva hacia afuera. Las fuerzas iguales y opuestas requeridas para los movimientos radiales anteriores de la Tierra son de naturaleza eléctrica (explicado posteriormente), y son producidos por la interacción de los campos de velocidad de los dos vórtices espaciales. La Tierra es estable dinámicamente con respecto a las anteriores fuerzas actuando sobre ella. El movimiento de la Tierra en una órbita elíptica es debido a la fuerza tangencial producida por el campo de velocidad en cada punto de su órbita como más adelante se muestra en este artículo. Todos los planetas con rotación axial tendrán fuerzas similares para que exista estabilidad planetaria de tal forma que no exista fuerza radial resultante sobre ellos. Para cálculos más rigurosos habrá que tener en cuenta la inclinación del eje de giro de los planetas (en ángulos rectos, en el plano diametral, en los cuales existe su vórtice espacial) con el vórtice espacial solar en el plano diametral del Sol, ya que las interacciones entre estos dos vórtices pueden inclinar los planetas que son más pequeños en masa, para producir sólo la cantidad requerida de fuerza repulsiva para la estabilidad del planeta en la órbita.

Figura 4
Figura 4. Fuerza eléctrica sobre la Tierra

 

Fuerza Eléctrica de Repulsión entre el Sol y la Tierra

La carga eléctrica del Sol fue calculada en la ecuación 18. De forma similar, la carga de la Tierra Q e puede determinarse a partir de:

eq 19 (19)

Donde vt es la velocidad tangencial del espacio (velocidad en la periferia dentro del plano ecuatorial) en su periferia. Sustituyendo en (19) el radio Re = 6.37 x10 8 cm , y la velocidad vt =0.464 x 10 5 cm / s, se obtiene:

eq 20 (20)

La fuerza de eléctrica de repulsión [2] entre el Sol y la Tierra debido a sus rotaciones axiales en la misma dirección [N.T. en el mismo sentido], y por lo tanto produciendo el mismo tipo de carga, vendrá dada por

eq 21 (21)

donde r es la distancia entre el Sol y la Tierra. Sustituyendo en la ecuación 21 los valores de (18) y (20), y con r = 150 x 10 11 cm

eq 22 (22)

[N.T. 1 Dina = 1 gr cm/s2]

Como se ha comentado antes, las fuerzas eléctricas de repulsión hacia afuera y atracción hacia adentro, producidas teniendo en cuenta las intensidades distintas de los campos de velocidad sobre la parte más lejana y más cercana de la Tierra (relativas al Sol), son iguales y opuestas, por lo tanto haciendo al planeta dinámicamente estable.

 

El cálculo hecho con la ecuación de Newton sobre la atracción gravitacional entre el Sol y la Tierra da como resultado

eq 23 (23)

que es 1.5 veces más grande que la repulsión eléctrica (22) y llevaría, por tanto, a la inestabilidad del planeta en la órbita forzando a la Tierra a acercarse al Sol. Además, la fuerza centrífuga hacia afuera sobre la Tierra como la opuesta a la anterior fuerza gravitacional (23), que postuló Newton, no existe (se muestra posteriormente), .

 

Origen de la Fuerza Centrífuga, y la Inercia

En la figura 5 se muestra el hueco esférico en el centro del electrón moviéndose relativo al espacio a velocidad uniforme v. Debido a la existencia del hueco, libre de campo, como se indicó anteriormente, el electrón está sometido a una presión hacia adentro por el espacio, mostrado como “p” en la figura 5a. El vórtice espacial del electrón no se muestra en esta figura ya que el campo de velocidad del vórtice del electrón no contribuye a las propiedades de inercia y momento como se muestra posteriormente. En el punto A del interface hueco-espacio, el espacio es desplazado horizontalmente a velocidad v en contra de la presión p. Mientras que la componente radial del campo de velocidad en el frente del hueco en movimiento indica la velocidad de desplazamiento del espacio; la misma componente en la parte trasera, da la velocidad de entrada del espacio dentro de la cavidad (figura 5c) debido al movimiento del hueco. Por tanto, en lo que respecta a la contribución al trabajo realizado en el desplazamiento del espacio y en el movimiento del hueco en contra de la presión del espacio, la componente de velocidad, v cos θ, en el frente se cancela con la componente similar en la parte de atrás. La componente tangencial v sin θ, sin embargo, permanece como el campo de velocidad resultante.

Figura 5
Figura 5. Inercia y Momento (o Cantidad de Movimiento)

La figura 5b muestra un volumen elemental dV = π re² sin² θ re dθ, que desplaza el vacío a una velocidad v sin q tal y como se ha mencionado antes. De la ecuación de masa (Ecuación 1), en que el producto del volumen hueco y la velocidad de la luz se define como masa, el volumen elemental tendrá una masa, c dV, y momento (o cantidad de movimiento), dP = (c dV) v sin θ = c π v re³ sin³θ dθ.

Integrando θ desde 0 a π,

eq 23_5

que de la ecuación 1 viene a ser:

eq 24 (24)

En el análisis anterior, era la velocidad relativa entre el electrón-hueco y el medio del espacio (N.T. medio espacial) la que creaba la velocidad, v sin θ, que producía momento (N.T. o cantidad de movimiento) como se deriva de (24). Se necesitaba inicialmente una fuerza que moviera el hueco en contra de la presión del espacio, sin embargo el campo de velocidad creado inicialmente, debido a la viscosidad cero del espacio, lleva hacia adelante al hueco. Ya que todas las partículas materiales y cuerpos deben necesariamente estar compuestos de electrones [1,2], la obtención anterior del momento y la inercia son aplicables en general. La propiedad de la inercia sucede debido a que:

a) la materia tiene contenido hueco,

b) el espacio ejerce presión sobre la materia,

c) el medio del espacio es un fluido no viscoso.

 

Los planetas y los satélites son movidos (N.T. “llevados”) por sus respectivos vórtices espaciales, y por tanto no hay movimiento relativo entre sus superficies y el medio espacial que los rodea. Es por tanto que los cuerpos cósmicos orbitando alrededor de sus respectivos primarios no pueden tener una fuerza centrífuga que actúe sobre ellos.

 

Creación de materia solar

Considérese el caso de cuando el Sol no tenía materia y alrededor de su actual centro existía un vórtice solar. Ya que el electrón es creado [1,2,3] cuando el espacio tiene una velocidad de rotación que alcanza la velocidad de la luz, se muestra a continuación que la velocidad de la circulación del espacio en el centro del vórtice solar alcanza efectivamente la velocidad límite de la luz, cumpliendo de esa forma la condición para la creación de la materia.

La ecuación 8 puede ser escrita como:

eq 25 (25)

Sustituyendo los valores, k = 11.52 x 10 9 m³/²/ s de (12), y vf = 3 x 10 8 m/s (velocidad de la luz) en (25), el valor de r resulta ser:

r = 1474.5 m. (26)

 

Se ve por tanto que en el centro del Sol, con un diámetro interior de 2949 metros, el medio del espacio se rompe y la creación de materia, empezando por los electrones, está sucediendo continuamente. Sucede que la materia creada y acumulada dentro del Sol durante algún tiempo llevará a intermitentes ráfagas que es el origen de las erupciones solares de las manchas del Sol, como puede observarse.

 

Conclusión

La determinación del campo gravitatorio de la Tierra a partir de la rotación orbital de la Luna, valor medido experimentalmente, proporciona una prueba clara de que el espacio circula alrededor de la Tierra y la somete a una presión hacia adentro que produce el campo gravitatorio. El valor exacto del campo gravitatorio del Sol, calculado a partir del movimiento orbital del planeta Mercurio, apunta a la aplicación universal de algunos nuevos principios:

1. La circulación espacial (del espacio) alrededor de los cuerpos cósmicos causa su rotación axial (sobre su eje) y produce un campo gravitatorio que ejerce presión sobre la materia.

 

A nivel terrestre, el medio espacial es estacionario relativo a la superficie de la Tierra (despreciando el gradiente de velocidad verticalmente en la atmósfera), y por tanto, un cuerpo en la Tierra, en movimiento circular uniforme, desarrolla una fuerza centrífuga; esa fuerza, sin embargo, no existe en el movimiento orbital de los cuerpos cósmicos donde los vórtices espaciales alrededor de los primarios (planetas, estrellas, centros galácticos) llevan a sus respectivos cuerpos secundarios en sus órbitas.

2. Los cuerpos cósmicos en rotación orbital no tienen movimiento relativo entre sus superficies y el medio espacial que los rodea en la inmediata vecindad.

 

A partir de la estabilidad orbital de los planetas, se puede concluir que existe una fuerza eléctrica de repulsión entre el Sol y la Tierra. Se puede establecer como principio una universal que:

3. Todos los cuerpos cósmicos con rotación axial poseerán carga eléctrica que resultará en fuerzas de repulsión entre los cuerpos con el mismo sentido de giro, y fuerzas de atracción entre los de sentido opuesto de giro.

4. El Sol, en su zona central, crea su propia materia, incluida la materia para el sistema planetario. Ya que el Sol rota axialmente (sobre su eje), existe la posibilidad de la existencia un hueco cilíndrico sobre el eje del Sol de tres kilómetros de diámetro desde el polo norte al polo sur.

 

En el siglo diecisiete, Newton se opuso a la Teoría Vorticial de Descartes sobre la base de que no explicaba las observaciones cuantitativas del movimiento planetario, tal y como lo hacía las leyes de Kepler. Aunque el principio de inercia para movimiento en línea recta postulado por René Descartes sí encontró un lugar dentro de los Principios de Newton, y fue usado por él para el movimiento planetario, no consideró que el espacio jugara un rol en llevar a los planetas en sus órbitas. Fue en este sentido que Newton consideró al medio espacial como inerte, y generalizó en la existencia de la fuerza centrífuga actuando sobre los cuerpos en movimiento circular uniforme, en la tierra así como en el espacio universal. Ahora ha sido posible obtener a partir de los postulados del SVT (N.T.: Teoría del Vórtice Espacial) (que detalla la limitación de la velocidad de circulación del espacio a la velocidad de la luz, y usa este proceso para la creación de la materia universal) no solamente la tercera ley de Kepler, sino también los resultados cuantitativos del campo gravitatorio, carga y repulsión eléctrica entre el Sol y los planetas. De todo el análisis que se ha mostrado anteriormente, se ha demostrado que el tratamiento que hizo Newton del espacio, como una entidad inactiva, ha sido erróneo. Se puede concluir que la mecánica celeste de Newton necesita una revisión, y reivindicar a René Descartes por su más básico postulado de que los planetas son movidos por el vórtice del fluido espacial.

 

Referencias

  1. Tewari P.(1982) “Space is the Absolute Reality”, Proceedings of International Conference on Space Time Absoluteness, International Publishers, East West. Italy via Puggia, 4716131,Genova.
  2. Tewari P.(1984). Beyond Matter; (1996) Physics of Space Power Generation, Crest Publishing House,G-12,16 Ansari Road, Darya Ganj, New Delhi, India.
  3. Tewari P. (1996) Unified Fields in Electron Structure through Spatial Reality,Explore, Vol.7, Number 3, P.O. Box 1508,Mt. Vernon , WA 98273, USA.

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS
 

6 Responses to TEORÍA VORTICIAL – PARAMAHAMSA TEWARI (Documento 1)

  1. Lo siento, me han quitado del servidor todos los dibujos y esquemas que aparecían en la entrada original. Volverá a ponerlas en breve.

     
  2. Solucionado! Pero en honor a la verdad tengo que decir que fue un problema que hubo al cambiar de proveedor de hosting, una cosa un poco extraña, pero en principio ninguna teoría de la conspiración ;-)

    un abrazo.

    Mr D.

     
  3. Pingback:Mr D | TEORÍA VORTICIAL – PARAMAHAMSA TEWARI (Documento 2)

  4. Eugenio says:

    Muy interesante tu artículo. Sigue adelante difundiendo la verdad, que poco a poco va saliendo a la luz. Gracias

     
    • Gracias Eugenio. Realmente no difundo la verdad, sino lo que yo creo se aproxima a la verdad, siendo 100 % sincero hay mucha desinformación y puede que a veces difundamos cosas sin ser conscientes de que nos están manipulando, pero espero que en este blog pase muy muy poco ;-)

      Un abrazo.

      Mr D.

       
  5. Pingback:Mr D | TEORÍA VORTICIAL – PARAMAHAMSA TEWARI (Documento 3)


Email
Print