+menu -


  • Tag Archives Puno
  • Lago Titicaca, Puno, Copacabana, Isla del Sol

    Vista del lago Titicaca en Copacabana (Bolivia)

    Sin haber a penas planificado visitar Bolivia, me encuentro dentro de este agradable país. El nombre de Copacabana me resultaba muy atrayente, y una vez en Puno tomamos la decisión de visitar esta zona que también colinda con el lago Titicaca. Una vez en Copacabana se puede visitar la sagrada Isla del Sol. Recuerdo haber leído a Drúmbalo en su libro “La Serpiente de Luz” acerca de esta isla y la ceremonia que “supuestamente” realizó para permitir el fluir de la energía de la tierra, y digo supuestamente porque a Drúmbalo también hay que poner sus informaciones en cuarentena según me han contado amigos de confianza (posibilidad de que sea infiltrado consciente o inconscientemente…¿?). Pues bien, cuando lees estos libros donde normalmente se suceden acontecimientos mágicos y grandes iluminaciones, encuentros con personas de un gran poder, etc., al viajar a estos lugares las vivencias normalmente no tienen que ver con esos sucesos, al menos eso me sucede a mí a nivel personal.

    Vista desde la Isla del Sol

    Mi experiencia en la Isla del Sol es un lugar donde se respira mucha paz, mucha tranquilidad (a alguien que vive en la ciudad quizás le cuesta vivir en este ambiente) y con personas tremendamente sencillas y conectadas con la pacha mama, como aquí llaman a Gaia, a la madre tierra. La Isla del Sol es uno de los lugares más apartados de la civilización que hasta ahora he conocido, un lugar ideal para una desconexión total con la antigua era, aunque claro, al menos a un nivel exterior y material, ya que el verdadero cambio está dentro de uno. Imagino que muchos diréis, “pero si es el lugar donde está saliendo el kundalini de la tierra y más energético del planeta, ¿no has sentido nada?”. La respuesta es sí, pero como digo a un nivel de mucha alineación y conexión con la naturaleza, no a un nivel de iluminación transcendental de gurú. Como suele suceder en el mundo paralelo al ego y que está conectado con lo transcendental, lo importante sucede en otro plano menos consciente y quizás me dé cuenta más adelante que realmente viví más de lo que fui consciente. Creo que una de las cosas que he venido a trabajar a este viaje es la modestia y la sencillez, algo que en la vieja era no tiene valor pero que en las comunidades indígenas a las que voy a visitar lo viven día a día y será un gran aprendizaje, algo que no está reñido con que a la vez algunos sean capaces de atravesar una roca con un bastón de mando… Definitivamente esta gente tiene que enseñarnos muchas cosas para atravesar estos meses venideros.

    Un abrazo.

    Share and Enjoy

    • Facebook
    • Twitter
    • Delicious
    • LinkedIn
    • StumbleUpon
    • Add to favorites
    • Email
    • RSS