«Sistemas portátiles integrados en la piel y biosensores implantables: una revisión completa»

Os dejo el siguiente artículo científico del 8 de Junio del 2020 sobre el «estado del arte» de los implantes y la problemática que tienen (alimentación, transmisión de datos, etc.). Está en inglés pero podéis hacer una traducción automática en el navegador.

Fijáos algunas de las cosas que dice:

«Por ejemplo, Bao y su grupo produjeron películas de nanotubos de carbono de pared simple (SWCNT) transparentes, estirables y conductoras, mediante pulverización y depósito directamente sobre un sustrato de poli (dimetilsiloxano) (PDMS) [ 36 ]. Chang y sus colaboradores prepararon un sensor de presión flexible utilizando nanotubos de carbono alineados verticalmente (VACNT) apoyados por una matriz de PDMS, que mantuvo su flexibilidad estructural tras la compresión repetid»

«3.2. Biosensores implantables
Una aplicación interesante e importante de los biosensores es monitorear y medir la actividad dentro del cuerpo humano. Este tipo de sensores se denominan biosensores implantables cuando se introducen parcial o totalmente en el cuerpo humano con el objetivo de permanecer allí durante largos periodos de tiempo de forma mínimamente invasiva.»

«La forma y las dimensiones finales del biosensor implantable deben ser biocompatibles y bien toleradas por el huésped, para evitar la toxicidad y la inflamación crónica [ 57 ]. «

«Cuando el biosensor se implanta en el cuerpo humano, inmediatamente habrá bioincrustación; y una reacción biológica negativa como respuesta al propio material extraño conocido como FBR que son los principales responsables de la pérdida de funcionalidad del dispositivo, resultante del trauma / daño tisular y la mala biocompatibilidad de los materiales del sensor. Según muchos artículos de revisión, esta respuesta negativa del cuerpo puede depender de las diversas propiedades del biosensor, que incluyen forma, tamaño, diseño, rugosidad, morfología y porosidad, composición, material de interfaz / dispositivo, esterilización, tiempo de implantación, empaque y degradación «

«Heo y col. desarrolló un sensor basado en fluorescencia hecho de fibras de hidrogel de poliacrilamida (PAM) unidas con polietilenglicol (PEG), capaz de reducir la inflamación en comparación con las fibras de hidrogel PAM, que permite la respuesta continua a los cambios de concentración de glucosa en sangre durante hasta 140 días. La fibra implantada permanece en el lugar de implantación y transmite señales fluorescentes por vía transdérmica, de acuerdo con la concentración de glucosa, en la sangre, y puede extraerse fácilmente para evitar posibles efectos secundarios «

«3.3. Fuente de alimentación
Uno de los desafíos más críticos para el funcionamiento adecuado de los dispositivos médicos implantables activos es la alimentación. El consumo de energía de estos dispositivos es de microvatios a milivatios.
La alimentación inalámbrica es el método más utilizado y es capaz de producir densidades de potencia de luz elevadas.
Otro método interesante es recolectar la energía de los procesos fisiológicos o de los movimientos biomecánicos del cuerpo, incluida la vibración debida al movimiento del paciente, la energía vibratoria de la respiración, los movimientos cardíacos / pulmonares, la contracción / relajación muscular o la circulación sanguínea. Los dispositivos implantables que funcionan con energía recolectada tienen una vida útil más prolongada y ofrecen más comodidad y seguridad que los dispositivos convencionales.
Zebda y col. describieron un diseño original de una celda de biocombustible de glucosa, basada en electrodos de nanotubos de carbono / enzimas, que se implantó con éxito en una rata y producía niveles significativos de energía en un solo lugar.

Aquí el artículo original en inglés.

Un abrazo.

Mr D.