• Tag Archives estelas químicas
  • Posible explicación del contenido de las estelas químicas (chemtrails, geoingeniería): Cenizas volantes de carbón

    A U.S. Senate spending panel wants the Department of Energy to study ways of increasing the amount of sunlight reflected from Earth, in order to combat global warming.

    Ésta es una de las explicaciones más plausibles que he visto sobre cuál podría ser el material del que estarían compuestas las estelas químicas. A pesar de haber sabido de la existencia de estas estelas químicas allá por el 2005, es un tema sobre el cual hay mucho secretismo y considerado conspiración total por parte de todo el sistema, por lo que pasados los años nos preguntámos cómo es posible que se siga sin reconocer ésto públicamente al gran público. Se ha reconocido en varias ocasiones que existe la geoingeniería, palabra que sustituye a las estelas químicas conspiranoicas, como podemos ver en esta noticia del periódico oficialista The Independent,

    Debido al fracaso de París, los académicos dicen que la única posibilidad del mundo de salvarse del calentamiento global desenfrenado es un impulso gigante hacia tecnologías de geoingeniería controvertidas y en gran parte no probadas que buscan enfriar el planeta manipulando el sistema climático de la Tierra.

    COP21: el acuerdo de París es demasiado débil para evitar un cambio climático devastador, advierten los académicos

    Es decir, que si por casualidad una persona logra llegar a los grandes altavoces del sistema, los medios de comunicación generalistas, y llevar el mensaje de las estelas químicas con un discurso coherente, se le podrá contrarrestrar argumentando que se está haciendo para luchar contra el calentamiento global (¿o a estas alturas deberíamos hablar de calentamiento «hueval»?)

    Vaya, que al lector le parencen referencias demasiado débiles para sacarle de la idea de que ésto sea una conspiración de malos malísimos sacada de una película de ciencia ficción, pues entonces sacie su apetito oficialista con ésta otra noticia nada más y nada menos que de la revista Science, de Enero del 2020,

    La investigación en geoingeniería de EE. UU. Obtiene un impulso con $ 4 millones del Congreso

    Los estudios explorarán enfoques controvertidos de enfriamiento

    https://www.science.org/news/2020/01/us-geoengineering-research-gets-lift-4-million-congress

    Y atención a esta otra noticia, de Enero del 2017, retirada de la misma revista anterior, donde ya no es posible encontrarla pero que aparece referenciada en Reddit,

    U.S. should pursue controversial geoengineering research, federal scientists say for first time – «Geoengineering is discussed in just two paragraphs of the 119-page plan, which aims to set out a research roadmap through 2021.»

    Estados Unidos debería llevar a cabo una controvertida investigación en geoingeniería, dicen científicos federales por primera vez: «La geoingeniería se discute en solo dos párrafos del plan de 119 páginas, que tiene como objetivo establecer una hoja de ruta de investigación hasta 2021«.

    https://www.reddit.com/r/Futurology/comments/5mxttp/us_should_pursue_controversial_geoengineering/

    Sin ya preocuparme si el lector ha satisfecho su necesidad de noticias oficialistas, cito esta otra noticia del también oficialista y globalista Foro Económico Mundial de Enero del 2017, donde se menciona utilizar materiales similares a los expulsados por los volcanes en erupción, dióxido de azufre, así como «hollín», lo que daría más peso a la explicación de que se estén utilizando cenizas de carbón en las fumigaciones masivas.

    El proceso que ha recibido más atención se inspira en la naturaleza. Cuando el Monte Pinatubo entró en erupción en el año 1991, unos 15 millones de toneladas de dióxido de azufre fueron bombeados a la estratosfera, mismos que reaccionando con el agua formaron una capa de niebla que se extendió a lo largo de todo el planeta. Al dispersar y absorber la luz solar entrante, la neblina enfrió la superficie de la Tierra durante casi dos años. Podríamos imitar este efecto a través de la inserción estratosférica de aerosoles – en esencia, mediante el lanzamiento de materiales parecidos al dióxido de azufre u hollín a la estratosfera.

    Aplicación de la geoingeniería al cambio climático

    O sea que, hollín, veamos lo que dice acerca del hollín el Instituto Nacional del Cáncer de España,

    ¿Qué es el hollín?

    El hollín es un subproducto de la combustión incompleta de materiales orgánicos (es decir, que contienen carbono) como madera, aceite combustible, plásticos y desechos de los hogares. El polvo fino de color negro o café puede contener una cantidad de carcinógenos como arsénico, cadmio y cromo.

    https://www.cancer.gov/espanol/cancer/causas-prevencion/riesgo/sustancias/hollin

    Uy, parece que no es bueno para la salud pero el calentamiento global parece ser que está por encima de la salud de las personas.

    Finalmente, os dejo ya con la noticia a la que hace referencia el título de esta entrada, traducida al español.

    Un abrazo.

    Mr D.

    ——————————————————————————————————————-

    24 de julio de 2017

    Por Peter A. Kirby

    El eminente científico James Marvin Herndon afirma que las estelas químicas que con tanta frecuencia se ven contaminando nuestros cielos y ensuciando nuestra biosfera consisten en cenizas volantes de carbón. Desde junio de 2015, el Dr. Herndon ha publicado ocho artículos en revistas científicas que exponen los experimentos de geoingeniería descontrolados y actualmente en curso que tienen lugar a diario sobre nuestras cabezas. En el curso de sus investigaciones, descubrió que las firmas químicas del aerosol de estelas químicas y las cenizas volantes de carbón son indistinguibles.

    Este artículo toma la tesis de Herndon y la sigue. En un intento de aclarar e iluminar, este artículo analiza el trabajo anti-geoingeniería de Herndon, las propiedades físicas de las cenizas volantes de carbón y la posible utilización de las mismas como parte del mayor esfuerzo científico de la historia. Este artículo examina las potencialidades de las cenizas volantes de carbón como rociadores de estelas químicas comunes del Proyecto New Manhattan y encuentra muchas nuevas y ricas vías de investigación.

    Si no está familiarizado con el Proyecto New Manhattan (NMP), lea el libro del autor Chemtrails Exposed: A New Manhattan Project.

    El investigador y activista Patrick Roddie, la autora Elana Freeland, el presentador de radio Clyde Lewis, su autor Peter Kirby y otros hablarán en el Foro de Concienciación sobre Geoingeniería / Chemtrails que se llevará a cabo en el Auditorio Koret de la Biblioteca Principal de San Francisco este sábado 29 de julio a partir de las 10 De: 00 a. M. A 5:30 p. M. Aunque las donaciones son bienvenidas, la entrada es GRATUITA. Para obtener más información, visite geoengineeringforum-sf.com .

    Poniéndonos al día con J. Marvin Herndon

    J. Marvin Herndon es un científico interdisciplinario estadounidense. Obtuvo su licenciatura en física en 1970 de la Universidad de California en San Diego (UCSD) y su doctorado en química nuclear en 1974 de la Universidad de Texas A&M. Ha trabajado extensamente con científicos famosos como el geoquímico Hans Suess y el químico físico del Proyecto Manhattan Harold Urey. Marvin es un ciudadano políticamente activo muy conocido y respetado.

    J. Marvin Herndon

    Aunque ha escrito una gran cantidad de artículos en revistas científicas a lo largo de su carrera de varias décadas, su primer artículo publicado en contra de la geoingeniería apareció en la edición de junio de 2015 de Current Science . Es el primer artículo publicado en una revista de geoingeniería anti-SRM. Se titula «Envenenamiento por aluminio de la humanidad y la biota de la Tierra por actividad de geoingeniería clandestina: implicaciones para la India». Más tarde, ese mismo año, publicó otro artículo contra la geoingeniería en la Revista Internacional de Investigación Ambiental y Salud Pública . A principios de 2016, nos dio otro; esta vez publicado en el Indian Journal of Scientific Research and Technology . A mediados de 2016, publicó otro artículo en Frontiers in Public Health ; seguido de otro en el Journal of Agricultural Science . A continuación, en la sección «Notas» de este artículo, se puede consultar una bibliografía completa de los artículos de revistas anti-geoingeniería de Herndon.

    Con el comienzo de 2017, Herndon solo ha mejorado su juego. LOS TRES ARTÍCULOS DE REVISTA ANTIGEOENGENIERÍA QUE HERNDON HA PUBLICADO EN 2017 SON REVISADOS POR PARES. J. Marvin Herndon está aquí para devastar al enemigo. No hagas fallos sobre eso. Sugiero que nos subamos todos al mismo tren. Contamos con un director de orquesta de clase mundial. Los tres artículos de 2017 se han publicado en Journal of Geography, Environment and Earth Science International .

    Verá, cuando un artículo es revisado por pares, eso significa que está respaldado por pares. Eso significa que también se podría poner los nombres de los revisores en lugar del autor. Los revisores pares están verificando el trabajo de su colega. Esto significa que ya no se trata solo del viejo J. Marvin disparando. A medida que ha pasado el tiempo, se han ido uniendo más a él. Saben que el establishment científico se enfrenta a ellos, pero de todos modos están arriesgando sus carreras. ¡Son Espartaco! Esto es enorme.

    A lo largo de los artículos contra la geoingeniería de Herndon, uno encuentra una oposición acérrima y muchas afirmaciones audaces. La exploración de todo su trabajo vital anti-geoingeniería requeriría otro artículo (más largo) por completo. Nos ocupamos aquí de su hipótesis de las cenizas volantes de carbón porque esta hipótesis se puede utilizar de manera más eficaz para producir nuevas vías de investigación. Sin embargo, de particular interés para nuestro movimiento, en varios artículos, Herndon nos brinda una palabra definitiva sobre el debate entre las estelas químicas y las estelas de condensación. Y se dice que las estelas de condensación no persisten. Las estelas químicas lo hacen. Utilice su información para derrotar a los trolls cuando afirmen lo contrario, como suele hacer.

    Cenizas volátiles de carbón

    as cenizas volantes de carbón son las que se elevan cuando el carbón se quema. Es un subproducto de las centrales eléctricas de carbón. En la actualidad, en Estados Unidos hay un suministro vasto, económico y fácilmente disponible de cenizas volantes de carbón. Esto se debe a que, desde la aprobación de la Ley de Protección Ambiental de 1976, el gobierno federal de los Estados Unidos ha ordenado que todas las cenizas volantes de carbón se eliminen por completo de las chimeneas de todas las centrales eléctricas de carbón de los Estados Unidos.

    Sin embargo, las centrales eléctricas capturaban cenizas volantes de carbón desde mucho antes de 1976. Históricamente, a la gente no le ha gustado tener que respirar grandes cantidades de la sustancia, por lo que han pedido a la industria y al gobierno que intervengan y por la gracia de Dios la ceniza ha sido secuestrada; primero por medios mecánicos y luego por métodos electrostáticos.

    Es interesante notar que cuando se secuestran las cenizas volantes de carbón de hoy, ocurre un mini Proyecto Nuevo Manhattan. Las cenizas volantes de carbón de hoy se eliminan del sistema de escape de una planta de energía utilizando algo llamado precipitador electrostático. Estos precipitadores electrostáticos recolectan cenizas volantes primero cargando eléctricamente las partículas de ceniza en el aire y luego atrayéndolas a placas con carga opuesta donde luego se retiran las cenizas. Esto es análogo a cómo, en el curso del Proyecto Nuevo Manhattan de hoy, las partículas atmosféricas se ionizan (cargan) electromagnéticamente y luego se manipulan. Este uso de energía electromagnética es el aspecto definitorio del proyecto y, curiosamente, lo vemos replicado en esta suboperación de NMP de secuestro de cenizas volantes. Quizás las personas que conocen los precipitadores electrostáticos de cenizas volantes también conocen el Proyecto New Manhattan.

    Durante miles de años, las cenizas volantes de carbón se han utilizado en los cementos. Hoy en día, las cenizas volantes de carbón se utilizan principalmente en materiales de construcción, como lechos de carreteras y cementos de alta calidad. Las cenizas volantes de carbón permiten que los materiales de construcción cementosos se sequen más rápido y se endurezcan más. Pero solo alrededor del 45% de la producción nacional actual de cenizas volantes de carbón se utiliza para estos fines. La mayor parte está enterrada como residuo tóxico, lo que supone un gran gasto para la industria energética.

    En un intento por convertir sus limones en limonada, desde 1967 se han celebrado simposios internacionales sobre la utilización de cenizas volantes. Organizaciones poderosas como: Calgary Fly Ash Research Group, Western Fly Ash Research Development and Data Center, Edison Electric Institute, Electric Power Research Institute, American Public Power Association, el Departamento del Interior y el Departamento de Energía. históricamente se han tomado muy en serio la utilización de cenizas volantes de carbón. Hoy en día, el perro más grande del espacio parece ser un grupo industrial llamado The American Coal Ash Association.

    Buscando la fuente

    Con el fin de exponer las estelas químicas y para los fines de esta investigación, supongamos que el buen doctor Herndon tiene razón. Supongamos que las estelas químicas son de hecho cenizas volantes de carbón. Realmente no es tan descabellado, ya que la evidencia sólida revisada por pares de científicos de renombre mundial respalda la idea. Si las estelas químicas son cenizas volantes de carbón, entonces probablemente las estelas químicas sean cenizas volantes de carbón derivadas de un cierto tipo de carbón. Aquí buscamos una sola fuente de carbón que se utiliza para producir las cenizas volantes de carbón del Proyecto New Manhattan.

    Es razonable suponer que el carbón que se utiliza para producir el aerosol de estelas químicas de cenizas volantes de carbón actual se deriva de una sola fuente porque el Proyecto exige que el aerosol de estelas químicas sea estandarizado. No sería ventajoso tener nubes de partículas de pulverización de estelas químicas no homogéneas. Las nubes de partículas no homogéneas de rociado de estelas químicas serían problemáticas o impracticables en el contexto del Proyecto New Manhattan porque tales ad hoc saturaciones atmosféricas complicarían enormemente las operaciones. Puede haber múltiples plantas de energía y múltiples operadores de plantas de energía que producen cenizas volantes de carbón, pero probablemente estemos buscando una sola fuente de carbón porque sería más fácil estandarizar las cenizas volantes de una sola fuente. Cuando se trata de cantidades tan masivas de ceniza, es necesario hacerlo lo más fácil posible.

    Es posible que podamos identificar la fuente de carbón haciendo coincidir las propiedades de las cenizas volantes de carbón NMP con las de una ceniza volante de carbón estandarizada conocida. La identificación de la fuente de carbón puede llevarnos a la identidad de los mineros y otras personas y organizaciones involucradas.

    Las propiedades físicas y químicas de las cenizas volantes son función de la fuente de carbón, el sistema de combustión de la central eléctrica y el sistema de recolección utilizado. El carbón puede contener impurezas como arcilla, pizarra, piedra caliza, etc. Estos materiales no se queman y aparecen químicamente como calcio, sílice, alúmina, hierro, magnesio y otros elementos en la ceniza.

    Cuadro periódico con componentes de carbón
    Tomado de «Química y mineralogía de las cenizas volantes de carbón: bases para un uso beneficioso», artículo de Barry E. Scheetz, 2004

    Ya sabemos algunas cosas sobre esta única fuente de carbón. A partir de cientos de resultados de pruebas de muestras de agua de lluvia y las muestras de aire ambiental de la Junta de Recursos del Aire de California, sabemos que este carbón y la ceniza resultante contienen bario y estroncio y tienen un alto contenido de aluminio.

    Además, sería ventajoso que las cenizas volantes resultantes de esta única fuente de carbón tuvieran ciertas otras propiedades. Por ejemplo, probablemente debería contener algo de hierro. Las propiedades magnéticas del hierro podrían ayudar con el control de partículas electromagnéticas del NMP.

    Probablemente sería una ceniza con alto contenido de calcio. Las cenizas volantes de carbón con alto contenido de calcio tienen un pH básico y científicos ambientales como Francis Mangels y otros del Departamento de Conservación de Suelos del USDA han confirmado que los suelos se están volviendo básicos.

    Entonces, la evidencia sugiere que el depósito de carbón que estamos buscando contiene altos niveles de aluminio y calcio, así como bario, estroncio y hierro.

    Entonces, ¿dónde podríamos encontrar tal carbón? Probablemente sería un gran depósito de carbón estadounidense. El Proyecto New Manhattan se ha desarrollado casi en su totalidad en Estados Unidos. Sería más fácil mantener la cobertura de este proyecto secreto y más conveniente utilizar carbón de una fuente nacional abundante en lugar de cualquier importación. Tendría que ser un gran depósito debido a las enormes cantidades de ceniza necesarias.

    Mapa de los depósitos de carbón estadounidenses

    NIST SRM 1633c y 1633a

    Para encontrar el carbón en cuestión, podemos aplicar los parámetros de nuestro carbón hipotético a las cenizas volantes de carbón estandarizadas. Desde hace muchas décadas, el Instituto Nacional de Estándares y Tecnología (NIST) ha estado certificando cenizas volantes de carbón estandarizadas. El NIST probablemente ha estandarizado el aerosol de estelas químicas común de hoy en día. Aquí comparamos nuestro carbón hipotético con las cenizas volantes estandarizadas del NIST.

    https://www-s.nist.gov/srmors/viewTableH.cfm?tableid=67

    De estas cenizas volantes de carbón estandarizadas por NIST actualmente disponibles, la que más se acerca a nuestras cenizas volantes de carbón NMP hipotéticas es el Material de referencia estándar (SRM) 1633c de NIST. Esto se ha determinado comparando las proporciones promedio de aluminio con respecto al bario que se encuentran en los resultados de las pruebas de muestras de agua de lluvia estadounidenses publicados en GeoengineeringWatch.org, con las proporciones del mismo en las cenizas volantes de carbón estandarizadas del NIST. De los 31 resultados de prueba de muestra considerados, la proporción promedio de aluminio a bario es de 65 a 1. La proporción de aluminio a bario en SRM 1633c es de 121 a 1.

    Aquí solo se considera la proporción de aluminio a bario porque ahí es donde está la abundancia de datos. La mayoría de los resultados de las pruebas incluyeron aluminio y bario, mientras que los resultados de las pruebas para los otros elementos fueron mucho más escasos. Las proporciones medias producidas por la falta de conjuntos de datos tienden a ser menos representativas y, por lo tanto, menos precisas y, por lo tanto, no se incluyen aquí.

    NIST describe SRM 1633c solo como, «suministrado por una planta de energía de carbón y es el producto del carbón bituminoso del oeste de Pensilvania». Es interesante notar que el NIST señala los orígenes exactos de todas las otras cenizas volantes de SRM, como el nombre y la ubicación de la central eléctrica de donde vino y la ubicación específica del depósito de carbón, pero no incluyen dicha información para 1633c. ¿Se omite esta información para frustrar nuestra investigación?

    Una ceniza volante de carbón NIST descontinuada conocida como SRM 1633a es una combinación aún más cercana. Aunque el NIST dejó de vender SRM 1633a en 1993 (unos años antes de que comenzaran las operaciones de pulverización a gran escala), el certificado todavía está disponible en línea y la proporción de aluminio a bario en SRM 1633a es de 95 a 1; mucho más cercano a la proporción de 65 a 1 determinada previamente. Tal vez los pulverizadores de estelas químicas de hoy en día estén usando estas cenizas volantes SRM descontinuadas. El hecho de que NIST ya no lo proporcione no significa que aún no pueda estar en producción. Una vez que se hayan establecido los métodos de producción, será relativamente fácil continuar produciendo el material.

    Nuevamente, sin revelar la (s) planta (s) de energía involucradas o una fuente de carbón específica, el NIST solo dice que el 1633a descontinuado es «un producto de los carbones de Pensilvania y Virginia Occidental». La región alrededor de la frontera de Pensilvania y Virginia Occidental y hasta el oeste de Pensilvania es la región de los Apalaches del Norte y sí, se encuentran en uno de los depósitos de carbón más grandes de América del Norte. Hay varias centrales eléctricas de carbón en la zona.

    Mapa del campo de carbón de la región de los Apalaches del Norte

    Tanto el 1633c como el 1633a tienen los otros elementos anotados aquí que han estado apareciendo constantemente en los resultados de las pruebas de muestras de agua de lluvia: calcio, hierro, estroncio, etc.

    El siguiente paso lógico es que un científico de renombre como Marvin Herndon solicite una muestra de 75 g de SRM 1633c (precio NIST $ 698) y compare su firma química con la del aerosol de estelas químicas recolectado. Mejor aún, tal vez alguien pueda tener en sus manos una muestra de 1633a. También se podría hacer una comparación mediante el análisis de datos fácilmente disponibles, como el que se ha presentado aquí. Independientemente de cómo suceda, correspondería a nuestro movimiento anti-geoingeniería corroborar estos hallazgos.

    Cenizas volantes y modificación del clima

    Existe un precedente histórico para el uso de cenizas volantes de carbón en la modificación del clima y las ciencias atmosféricas. Muchos militares han afirmado que el humo de las bombas que explotan provoca precipitaciones. El meteorólogo estadounidense James Pollard Espy (‘El rey de las tormentas’) afirmó que los incendios forestales provocan la lluvia. El modificador del clima, ganador del Premio Nobel, Irving Langmuir, y el pionero de la NMP, Bernard Vonnegut, estaban trabajando con humos de aceite de partículas finas durante la Segunda Guerra Mundial. El yoduro de plata descubierto por Vonnegut y utilizado hasta la actualidad en la industria convencional de modificación del clima es el humo de la quema de yoduro de plata. En todos estos casos, al igual que con la hipótesis de las cenizas volantes de carbón, se dice que el humo de algún tipo de incendio causa o se sabe que causa la modificación del clima.

    Los geoingenieros de hoy hablan de cómo las masas estratosféricas de ceniza volcánica arrojadas por un volcán ardiente pueden reflejar la luz solar de regreso al espacio y, por lo tanto, enfriar el planeta, salvándonos del temido calentamiento global. En otras palabras, la ceniza puede lograr la geoingeniería SRM.

    En 1963, el modificador meteorológico Narayan R. Gokhale del Departamento de Ciencias de la Tierra y Atmosféricas de la Universidad Estatal de Nueva York estaba experimentando con cenizas volcánicas como nucleante.

    Aunque las cenizas volantes de carbón se producen con mayor frecuencia en tamaños de partículas mucho más grandes, es posible producir partículas de cenizas volantes de carbón del tamaño adecuado. Lo más probable es que el tamaño adecuado sea del orden de una micra. Diferentes sustancias, si es que pueden usarse como nucleantes, tienen diferentes tamaños óptimos de nucleación. La mayoría de las cenizas tienen un tamaño de nucleación óptimo de alrededor de 1 µ (1 micrón). Por lo tanto, es seguro asumir que las partículas de cenizas volantes de carbón que se utilizarán como parte del Proyecto New Manhattan tienen alrededor de 1 µ de diámetro. Para las partículas de cenizas volantes de carbón, 1 µ es extremadamente pequeño, pero, para lograr el tamaño de partícula adecuado, antes de la combustión, el carbón se puede pulverizar finamente. Se sabe que esto produce partículas de cenizas volantes de carbón mucho más pequeñas. El carbón preparado para la combustión en centrales eléctricas de carbón no suele pulverizarse finamente. Es un paso adicional y un costo adicional. Por lo tanto, una planta de energía de carbón pulverizando finamente su carbón antes de la combustión puede ser una indicación de que las cenizas volantes resultantes se utilizarán como parte del Proyecto New Manhattan.

    Los diferentes elementos que componen las cenizas volantes de carbón del Proyecto New Manhattan pueden tener diferentes propósitos. El aluminio se ha utilizado ampliamente como nucleante. El silicio (que se presenta abundantemente en las cenizas volantes de carbón) también lo tiene. Como se señaló anteriormente, el hierro puede servir como la broca que es manipulada por la energía electromagnética aplicada, ya que el hierro es un metal altamente magnético. El bario y el estroncio pueden servir como trazadores atmosféricos. Se tiene constancia de que los geoingenieros utilizan pequeñas partículas radiactivas, monitoreadas por satélites y computadoras, para rastrear los movimientos atmosféricos. Tanto el bario como el estroncio pueden ser radiactivos de forma natural.

    Conclusiones

    La evidencia de que las cenizas volantes de carbón son un rociado de estelas químicas común sigue y sigue.

    El Primer Simposio Internacional de Utilización de Cenizas Volantes de Carbón y Marvin Herndon mencionan cómo el óxido de hierro en las cenizas volantes las hace de un color marrón. Su autor ha observado que el spray chemtrail tiene un tinte marrón.

    Muchas, si no todas, las cosas con las que los geoingenieros dicen que quieren rociarnos están en cenizas volantes de carbón como sílice, sulfatos, sales y aluminio.

    El uso de cenizas volantes de carbón como estelas químicas tiene un precedente en el sentido de que es análogo a la fluoración del agua. Lo que nuestro distrito de agua local llama «fluoruro» no es el fluoruro que la mayoría de la gente cree que es. Lo que se pone en el agua es un producto de desecho industrial llamado ácido hidrofluosilícico que, si la población no se viera obligada a ingerirlo, resultaría caro deshacerse de él. En cambio, los gobiernos corruptos pagan para que sea consumido por el público desprevenido. ¿Te suena familiar?

    A los detractores de Marvin Herndon (los cómplices) les gusta afirmar que, debido a que dos de sus ocho artículos de revistas anti-geoingeniería han sido retractados, el buen doctor está desacreditado. Estas retractaciones fueron decisiones políticas, no científicas. Herndon dice que las revistas involucradas violaron códigos de conducta por un lado y por el otro. Dice que estas revistas ( International Journal of Environmental Research and Public Health y Frontiers in Public Health ) tienen problemas internos que deben resolverse. Dice que está persiguiendo el problema, no huyendo de él.

    ¿No sería oportuno si la revelación de que las estelas químicas son cenizas volantes de carbón termina siendo lo que lleva a volar por completo la cubierta del Proyecto y las subsiguientes detenciones masivas de los pulverizadores de estelas químicas? Eso sería usar el arma del enemigo contra él ahora, ¿no es así? Con lo que nos agredieron físicamente, podemos agredirlos metafísicamente. Ahí es donde entra usted, el lector. Por favor, ponga esta información en la garganta del establecimiento difundiéndola por todas partes.

    Muerte al Nuevo Orden Mundial. Que la espada llameante de la lógica y la verdad los derribe porque son enemigos de ambos.

    Notas (en orden de aparición)

    – “Envenenamiento por aluminio de la humanidad y la biota de la Tierra por actividad de geoingeniería clandestina: implicaciones para la India”, un artículo de J. Marvin Herndon, publicado en Current Science el 25 de junio de 2015, vol. 108, no. 12

    – “Evidencia de geoingeniería química tóxica de carbón-cenizas volantes en la troposfera: consecuencias para la salud pública” un artículo de J. Marvin Herndon, publicado en la Revista Internacional de Investigación Ambiental y Salud Pública el 11 de agosto de 2015

    – “Obtención de evidencia del contenido de cenizas volantes de carbón en la modificación del clima (geoingeniería) mediante análisis de agua de lluvia y sustancias sólidas después de la pulverización de aerosoles”, un artículo de J. Marvin Herndon, publicado en el Indian Journal of Scientific Research and Technology , febrero de 2016

    – “Peligros humanos y ambientales planteados por partículas en aerosol en aerosol de la troposfera global en curso para la modificación del clima” un artículo de J. Marvin Herndon, publicado en Frontiers in Public Health , 30 de junio de 2016

    – «Consecuencias agrícolas adversas de la modificación del clima» un artículo de J. Marvin Herndon, publicado en el Journal of Agricultural Science , 2016, 38 (3): p213-221

    – “An Indication of Intentional Efforts to Cause Global Warming and Glacier Melting”, un artículo de J. Marvin Herndon, publicado en el Journal of Geography, Environment and Earth Science International , 29 de enero de 2017

    – “Más pruebas de la utilización de cenizas volantes de carbón en la geoingeniería troposférica: implicaciones en la salud humana y ambiental” un artículo de J. Marvin Herndon, publicado en el Journal of Geography, Environment and Earth Science International , 3 de febrero de 2017

    – “Evidencia de producción variable de calor terrestre, cambio climático global no antropogénico y calentamiento global y fusión polar creados por geoingeniería” un artículo de J. Marvin Herndon, publicado en el Journal of Geography, Environment and Earth Science International , 21 de abril de 2017

    – “Utilización de cenizas volantes: Actas: Simposio de la Oficina de Minas del Instituto Edison Electric, la Asociación Nacional del Carbón y la Oficina de Minas, Pittsburgh, Pensilvania, del 14 al 16 de marzo de 1967”, un informe del Departamento del Interior de los Estados Unidos, Oficina de Minas, 1967

    – «Actas del Tercer Simposio Internacional de Utilización de Cenizas», un libro del Departamento del Interior, Oficina de Minas, 1973

    – “Denver Fly Ash Symposium Proceedings”, un libro editado por Edwin R. Dustan, publicado por el Denver Fly Ash Symposium, Inc., 1984

    – “Subproductos de conversión de cenizas volantes y carbón: caracterización, utilización y eliminación I”, un libro editado por Gregory J. McCarthy y Robert J. Lauf, publicado por la Materials Research Society, 1984

    – “Subproductos de conversión de cenizas volantes y carbón: caracterización, utilización y eliminación III”, un libro editado por Gregory J. McCarthy, Fredrik P. Glasser, Della M. Roy y Sidney Diamond, publicado por la Materials Research Society, 1986

    – “Subproductos de conversión de cenizas volantes y carbón: caracterización, utilización y eliminación VI”, un libro editado por Robert L. Day y Fredrik P. Glasser, publicado por la Materials Research Society, 1989

    – “Subproductos de conversión de cenizas volantes y carbón: caracterización, utilización y eliminación IV”, un libro editado por Gregory J. McCarthy, Fredrik P. Glasser, Della M. Roy y Raymond T. Hemmings, publicado por la Materials Research Society, 1987

    – «Química y mineralogía de las cenizas volantes de carbón: base para el uso beneficioso», artículo de Barry E. Scheetz, publicado en la «Regulación estatal de la colocación de subproductos de combustión de carbón en sitios mineros», un informe de la Universidad del Sur de Illinois y los EE. UU. Departamento del Interior, publicado por la Universidad del Sur de Illinois y el Departamento del Interior de los Estados Unidos, 2004

    -Certificado NIST SRM 1633c

    -Certificado NIST SRM 1633a

    -Seventh National Science Foundation Annual Weather Modification Report, 1966

    Enlaces
    peterakirby.com

    YouTube
    https://www.youtube.com/channel/UCiYiGNUiEMcphl3-Z7OCTtA

    Gorjeo
    https://twitter.com/PeterAKirby

    Mentes
    https://www.minds.com/PeterAKirby

    Sitios web

    NuclearPlanet.com
    GeoengineeringWatch.org
    StopSprayingUs.com
    GlobalSkyWatch.com
    ChemtrailsProject.com
    ChemtrailsProjectUK.com
    ChemtrailsPlanet.net

    Peter A. Kirby es un investigador, escritor y activista de San Rafael, CA. Suscríbase a su lista de correo electrónico en su sitio web peterakirby.com .

    Fuente de la noticia en inglés